Debido al auge de las plataformas de vídeo a demanda, una famosa cadena de televisión se ve en la obligación de cancelar sus emisiones de manera repentina, dejando en manos de sus presentadoras estrella la última hora y media de emisión antes del apagón definitivo.